51 Poemas tristes 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Un Día Más

Enviado por carga  Seguir

No molestes a la vida, por qué llamará a la muerte,
tú mano encaja en la mía, así que no te sueltes.

En las madrugadas,
un pensamiento llega de la nada
y me hace sentir pérdido;

tiro tantas lágrimas,
que caen sobre mi almohada,
por qué dentro de mí llevo un enemigo.

Y siento la guerra de mis infiernos mentales,
es una pelea interna con mis propios ideales.

Tengo muy pocos amigos, la mayoría mira por su propio beneficio.

Yo quiero lealtad de mi gente, y si tu no me lo ofreces, entonces vete.

Sé muy bien a quien quiero conmigo para siempre, los amigos son la forma en que Dios se disculpa por nuestros parientes.

Siente mi dolor,
alejarse también es muestra de amor.

- Canción: Carga - Un Día Más

86.42%

votos positivos

Votos totales: 162

Comparte:

VACÍO

Enviado por don_nadie  Seguir

——————VACÍO——————

Vamos, grita
en vano, el sonido no viaja
en el insondable vacío metafísico,
cosmonauta, crea un sol onírico
o si no, frio y solo, vaga,
sin astro, sin tierra, sin órbita.

Pero no…
no caigas,
en su sueño delta
de hibernación eterna,
sólo calla,
si…

Vamos, calla…
¿lo escuchas? es tu alma,
en el insondable vacío metafísico
el silencio es la lengua de lo lírico,
ve… sin su norte, sin su hogar, sin su alba
rompe ya el orbe, y con él, la cuarta pantalla.

——————Don Nadie——————

85.48%

votos positivos

Votos totales: 62

Comparte:

Los hombres sin nombre

Enviado por don_nadie  Seguir

———LOS HOMBRES SIN NOMBRE———


Sin memoria ni nombre
andan esos pobres hombres
en el ocaso de su vida
ansiando ya su partida.

Ve pasar los días
varados en los andenes,
se han tirado a las vías
pero ya no pasan trenes.

Ya no sienten odio o amor
han perdido el corazón
en su pecho hay un motor
que funciona sin razón.

Y a diario piensan con calma
romper el vitral de su alma,
cortar ese hilo rojo de su dedo
y anudarlo en su cuello.

Les susurra aquel barranco
a volar lejos del pasado,
sus vidas son lienzos en blanco
que jamás fueron pintados.

Pero no pueden pintar
aún el punto final,
ignoran que lo que mueve montañas
no es la fe, si no la guadaña.


———Don Nadie———

84.94%

votos positivos

Votos totales: 166

Comparte:

TE TENDIERON LA MANO EN EL...

Enviado por don_nadie  Seguir

Te tendieron la mano en el precipicio
Pero nunca la tomaste
Pendiendo de un hilo te quedaste
Anhelando ese suplicio

La soga siempre estuvo en el pozo
Y la usaste para ahorcarte
En un vaso de agua te ahogaste
Y te condenaste, en tu propio calabozo

Paso el tiempo en tu tormento
Y te das cuenta que esa mano
Ya no está más a tu lado
En el filo del acantilado
Vio que su ayuda era en vano
Y que sus palabras se las llevo el viento

Y ahora que el pozo se hizo abismo
Y el vaso de agua, un tortuoso mar
Imploras por la soga y escapar
De ese horrido espejismo

Pero ahora estas solo
Como siempre lo quisiste
Y ahora que lo estas, ya no quieres
Porque sabes que no puedes
Surcar la tempestad
En completa soledad

Y buscas la salida
Pero no tienes salvación
A tu propia maldición
Porque cada alma perdida
Sabe cómo acabara
Y elige el árbol y la soga
Con la que se le ahorcará

83.93%

votos positivos

Votos totales: 224

Comparte:

SOLEDAD ASTRAL por doblezero

Enviado por doblezeroo  Seguir


SOLEDAD ASTRAL

La calma se hace fría
del cosmos absoluto
y en el viñedo oscuro
se frena el devenir.

Entre la noche brillan
estrellas parpadeantes
y la luna danzante
va plateando la vid.

El humo del cigarro
se marcha de mi boca
para abrirse en las hojas
manchadas de su gris.

Entre esta lejanía
los astros van despacio
mis pensamientos raudos
y tú no estás aquí.

Busco en el universo
recuerdos con tu rostro
que me penetran como
un toro al carmesí.

Todo se hace en silencio
como en silencio nacen
ocasos por las tardes
y las nubes de abril.

En silencio me hundo
mas mi corazón grita
poniendo de rodillas
de mi alma, su confín.

Se fracturó mi vida
el cuento se ha acabado
y ya no hay colorados
para este colorín.

Autor: doblezero

83.88%

votos positivos

Votos totales: 1247

Comparte:

Soledad

Enviado por agus  Seguir

Una mirada al pasado
Me hace ver solo pasar,

Un cuervo en mi ventana
Me muestra la muerte en realidad,

Soledad nunca te me irás a apartar
En ese instante otra ves volvere a despertar,

Miraré por mi ventana el gorrión que perdido ay esta,

La hoja cae en soledad,
Pero en compañía al caer esta,

Hace pensar que sin compañía voy a estar,


Como mi hermosa soledad que a mi mismo me hace encontrar en el mismo sitio al despertar








83.40%

votos positivos

Votos totales: 235

Comparte:

Amor imposible

Enviado por val633  Seguir

Hay amores, amores que son verdaderos, amores que causan insomnio, amores desgastantes y masoquistas, amores pasajeros, amores que no son amores.
Hay amores no correspondidos, amores lindos, amores que te desgastan y te consumen, amores dañinos y autodestructivos amores falsos.

Pero también hay amores como el nuestro, que aunque por más que nuestra razón y moral no lo prohiban, nuestros corazones luchan por aferrarse a ese amor.

Sabemos que nos lastimaremos, que por más grandes que sean nuestros deseos de estar juntos cada vez que lo intentemos nuestros corazones se quebrantaran.

Estar enamorado de ti es como estar enamorado de una estrella, por mas que te ame y desee estar a tu lado nunca te podre tocar.

No me queda más que admirar tu belleza y tu luz.
no me queda más que seguir enamorandome de ese discreto coqueteo y de ese cruce de miradas que me queman por dentro.

Cada noche te visitare en mis sueños y siempre te guardaré en en mis pensamientos y te recordaré en cada lágrima como mi mas linda estrella, mi mas lindo amor imposible

82.05%

votos positivos

Votos totales: 234

Comparte:

ME SOBRA EL CORAZÓN

Hoy estoy sin saber yo no sé cómo,
hoy estoy para penas solamente,
hoy no tengo amistad,
hoy sólo tengo ansias
de arrancarme de cuajo el corazón
y ponerlo debajo de un zapato.

Hoy reverdece aquella espina seca,
hoy es día de llantos de mi reino,
hoy descarga en mi pecho el desaliento
plomo desalentado.

No puedo con mi estrella.
Y busco la muerte por las manos
mirando con cariño las navajas,
y recuerdo aquel hacha compañera,
y pienso en los más altos campanarios
para un salto mortal serenamente.

Si no fuera ¿por qué?... no sé por qué,
mi corazón escribiría una postrera carta,
una carta que llevo allí metida,
haría un tintero de mi corazón,
una fuente de sílabas, de adioses y regalos,
y ahí te quedas, al mundo le diría.

Yo nací en mala luna.
Tengo la pena de una sola pena
que vale más que toda la alegría.

Un amor me ha dejado con los brazos caídos
y no puedo tenderlos hacia más.
¿No veis mi boca qué desengañada,
qué inconformes mis ojos?

Cuanto más me contemplo más me aflijo:
cortar este dolor ¿con qué tijeras?

Ayer, mañana, hoy
padeciendo por todo
mi corazón, pecera melancólica,
penal de ruiseñores moribundos.

Me sobra corazón.

Hoy, descorazonarme,
yo el más corazonado de los hombres,
y por el más, también el más amargo.

No sé por qué, no sé por qué ni cómo
me perdono la vida cada día.

Autor del poema: Miguel Hernández

79.50%

votos positivos

Votos totales: 161

Comparte:

EL VALLE INTRANQUILO

Hubo un tiempo en que el valle sonreía,
silencioso, aunque nadie allí vivía;
su gente había marchado hacia la guerra
confiando el cuidado de esa sierra,
por la noche, a la mirada fiel
de las estrellas desde su azul cuartel
y de día, a los rojos resplandores
del sol que dormitaba entre las flores.
Mas ahora para todo visitante
el valle triste es inquieto e inquietante.
Nada allí se detiene un solo instante...
nada salvo el aire que se cierne
sobre la soledad mágica y perenne.
¡Ah, ningún viento agita los ramajes
que palpitan como el glacial oleaje
en torno a las Hébridas salvajes!
¡Ah, ningún viento empuja el furtivo
manto de nubes que, sin respiro,
surcan durante el día el cielo esquivo
sobre las violetas allí esparcidas
como ojos humanos de mil medidas...!
sobre las ondeantes azucenas
que lloran junto a las tumbas ajenas!
Ondean: y en sus pétalos más tiernos
se juntan gotas de rocío sempiterno.
Lloran: y por sus tallos claudicantes
bajan perennes lágrimas como diamantes.

Autor del poema: Edgar Allan Poe

77.33%

votos positivos

Votos totales: 172

Comparte:

MAÑANA LENTA

Mañana lenta,
cielo azul,
campo verde,
tierra vinariega.
Y tú, mañana, que me llevas.
carreta
demasiado lenta,
carreta demasiado llena
de mi hierba nueva,
temblorosa y fresca,
que ha de llegar —sin darme cuenta—
seca.

Autor del poema: Dámaso Alonso

77.28%

votos positivos

Votos totales: 427

Comparte:

PARA TI

Por ti, para que tú un día llegaras,
¿no respiraba yo a media noche
el flujo que ascendía de las noches?
Porque esperaba, con magnificencias
casi inagotables, saciar tu rostro
cuando reposó una vez contra el mío
en infinita suposición.
Silencioso se hizo espacio en mis rasgos;
para responder a tu gran mirada
se espejaba, se ahondaba mi sangre.
¡Qué expresión fue sembrada en mi interior
para que, cuando crece tu sonrisa,
proyecte sobre ti espacio cósmico!
Pero tú no vienes, o vienes demasiado tarde.
Precipitaros, ángeles, sobre este
linar azul. ¡Segad, segad, oh ángeles!

Autor del poema: Rainer Maria Rilke

76.98%

votos positivos

Votos totales: 139

Comparte:

Las hojas al viento

Enviado por axel  Seguir

Las hojas de los árboles caen
aleatoria e imperfectas,
con ellas, todas mis expectativa
llevar esto a buen término.

En su momento,
que ingenuo fui...
pensé que podría llevar
con entereza este tiempo.

Entendí que sería fuerte,
sería capaz de aprisionar mi corazón,
dejando a un lado los sentimientos
y vivir mis sueños;
pero la realidad es otra,
todos esos sueños caen
como las hojas, para ser pisadas...
Axel costa

76.73%

votos positivos

Votos totales: 980

Comparte:

CASA ABIERTA

Mis secretos gritan fuerte.
No tengo necesidad de lengua.
Mi corazón ofrece hospitalidad,
Mis puertas se abren libremente.
Una épica de los ojos
Mi amor, sin ningún disfraz.

Mis verdades están todas previstas,
Esta angustia revelada a sí misma.
Estoy desnudo hasta los huesos,
Con la desnudez me escudo.
Lo que uso es el mí mismo:
Conservo sobrio el espíritu.

La ira permanecerá,
Los actos dirán la verdad
En lenguaje exacto y puro
Detengo la engañadora boca:
La furia reduce mi más claro grito
A una agonía tonta.

Autor del poema: Theodore Roethke

76.60%

votos positivos

Votos totales: 94

Comparte:

depedida

Enviado por daniel  Seguir

Quizás te diga un día, que dejé
de quererte, aunque siga
queriéndote más allá de la
muerte ;y acaso no comprendas
en esta despedida, que, aunque
el amor nos une,
nos separa la vida.
Quizás te diga un día que se
me fue el amor,
y cerraré los ojos para amarte
mejor, porque el amor nos
ciega, pero vivos o muertos,
nuestros ojos cerrados, ven
mejor que estando abiertos.
Quizás te diga un día, que
dejé de quererte, aunque siga
queriéndote más allá de la
muerte; y acaso no
comprendas en esa
despedida, que nos
quedamos juntos
para toda la vida.

76.57%

votos positivos

Votos totales: 670

Comparte:

LOS OTROS OJOS

Mirar, pero no ver,
colocar otros ojos,
quizá los de aquel niño
que viejísimo mira.

Unos ojos perdidos
y hallados a diario
ciegos como ese río
que viejísimo mira.

Mirar es eso mismo,
un dolor, quizá un agua
que no ve y que, reciente,
qué viejísima mira.

Autor del poema: Francisco Pino

76.00%

votos positivos

Votos totales: 50

Comparte:

AQUELLA VEDETTE

Enviado por doblezeroo  Seguir

******

La presencia de una rosa escondían tus pasos
y tus ojos, pasando como una flecha lenta entre la brisa,
manejaban la pasión nocturna de los zafiros rasgados
con que las gatas sensuales conquistan los tejados
mientras un sexo insufrible brilla en sus pupilas.

Cierras la función en el eco de tres palmas sordas sin falsetas
y recoges la llave de tu joyero oxidado
donde guardabas, junto a la jeringuilla,
las fantasías que ya no recuerdas de una joven estrella
que encerraste soñadora en tu cartel de la Gran Vía.

Querías ser vedette, de las que no tocan el cigarro,
pero lanzan corazones de humo que nadie puede recoger
al par que coleccionan suspiros entre barras con saliva
deambulando en camerinos de maquillaje y tabaco.

Querías ser vedette y te quedaste en heroína.

Pero una noche te marchaste con la esquina
como un baúl de la Revista destartalado
en el vagón humeante de un tren de mercancías
con un collar sin escote, un perfume sin aroma
un anillo sin compasión, un rostro sin caricias
una historia sin poemas, un retrato sin memoria,
un beso sin alma.

Alguien reconoció en la acera tu cuerpo disecado,
cuentan que aun desprendía el olor a primavera
de las fantasías de una niña adolescente.


*****

74.73%

votos positivos

Votos totales: 368

Comparte:

ESTÁN POR TODOS LADOS

Los oledores de tragedias están
por todos lados
se levantan a la mañana
y empiezan a encontrar las cosas
mal.
Y se sumergen
en la rabia,
una rabia que dura hasta
que se van a la cama,
e incluso ahí
se retuercen en su
insomnio,
incapaces de quitar
de sus mentes
los pequeños obstáculos
que han hallado.
Se sienten en contra,
es un complot.
Y por estar constantemente
furiosos sienten que
siempre tienen
razón.
Los ves en el tráfico
tocando bocina como salvajes
ante la más leve infracción,
puteando
desparramando sus
insultos.
Los sentís
en las colas
de los bancos,
de los supermercados,
de los cines
presionan
en tu espalda
te pisan los talones
están impacientes por
una furia.
Están por todos lados
y en
todas las cosas,
esas almas
violentamente
infelices.
En realidad están asustados,
como siempre quieren
tener razón
fustigan
sin cesar...
es un mal
una enfermedad de
esa raza.
El primero de ellos
que vi fue
mi padre
y desde entonces
he visto mil padres
malgastando sus vidas
en el odio,
arrojando sus vidas
al pozo ciego
y gritando
enloquecidos.

Autor del poema: Charles Bukowski

74.63%

votos positivos

Votos totales: 67

Comparte:

CASIDA DE LA TENTADORA

Todos te desean pero ninguno te ama.
Nadie puede quererte, serpiente,
porque no tienes amor,
porque estás seca como la paja seca
y no das fruto.
Tienes el alma como la piel de los viejos.
Resígnate. No puedes hacer más
sino encender las manos de los hombres
y seducirlos con las promesas de tu cuerpo.
Alégrate. En esa profesión del deseo
nadie como tú para simular inocencia
y para hechizar con tus ojos inmensos.

Autor del poema: Jaime Sabines

74.07%

votos positivos

Votos totales: 81

Comparte:

VIVIR DE CUBOS DE BASURA

El viento sopla fuerte esta noche
Y es viento frío
Y pienso en los chicos
De la calle.
Espero que algunos tengan
Una botella de tinto.

Cuando estás en la calle
Es cuando te das cuenta de que
Todo
Tiene dueño
Y de que hay cerrojos en
Todo.
Así es como funciona la democracia:
Coges lo que puedes,
Intentas conservarlo
Y añadir algo
Si es posible.

Así es también como funciona
La dictadura
Sólo que una esclaviza
Y la otra destruye a sus
Desheredados.

Nosotros simplemente nos olvidamos
De los nuestros.

En cualquier caso
Es un viento
Fuerte
Y frío.

Autor del poema: Charles Bukowski

73.62%

votos positivos

Votos totales: 235

Comparte:

ESTOY TRISTE, Y MIS OJOS NO LLORAN

Estoy triste, y mis ojos no lloran
y no quiero los besos de nadie;
mi mirada serena se pierde
en el fondo callado del parque.

¿Para qué he de soñar en amores
si está oscura y lluviosa la tarde
y no vienen suspiros ni aromas
en las rondas tranquilas del aire?

Han sonado las horas dormidas;
está solo el inmenso paisaje;
ya se han ido los lentos rebaños;
flota el humo en los pobres hogares.

Al cerrar mi ventana a la sombra,
una estrena brilló en los cristales;
estoy triste, mis ojos no lloran,
¡ya no quiero los besos de nadie!

Soñaré con mi infancia: es la hora
de los niños dormidos; mi madre
me mecía en su tibio regazo,
al amor de sus ojos radiantes;

y al vibrar la amorosa campana
de la ermita perdida en el valle,
se entreabrían mis ojos rendidos
al misterio sin luz de la tarde...

Es la esquila; ha sonado. La esquila
ha sonado en la paz de los aires;
sus cadencias dan llanto a estos ojos
que no quieren los besos de nadie.

¡Que mis lágrimas corran! Ya hay flores,
ya hay fragancias y cantos; si alguien
ha soñado en mis besos, que venga
de su plácido ensueño a besarme.

Y mis lágrimas corren... No vienen...
¿Quién irá por el triste paisaje?
Sólo suena en el largo silencio
la campana que tocan los ángeles.

Autor del poema: Juan Ramón Jiménez

73.58%

votos positivos

Votos totales: 1211

Comparte:

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 51 Poemas tristes

Añade tus comentarios